¡Este es tu año!

Hay gente que cree que no queda felicidad ni esperanza en el mundo. Entonces, ¿cómo se explica que todo el mundo se reúna una misma noche para recibir un año nuevo?

Ya se vá otro año más, y con él, metas y sueños que no hemos podido realizar. Un año que nos ha llenado de éxitos que nos permitirán seguir hacia adelante y creciendo. Es el día en el que todo el mundo se para un segundo a pensar y mira hacia atrás, reflexiona sobre todo lo vivido el año que vamos a dejar y todo lo que podemos cambiar para que el siguiente sea aún mejor. Un ejercicio complicado, ya que es un momento en el que crearás una agenda llena de propósitos para el próximo año. Propósitos como dejar de fumar, no volver a beber, buscar un trabajo, llegar a casa antes para dedicar más tiempo a la familia, hacer ejercicio, apuntarte al gimnasio o ir de viaje a Nueva York, que nunca se sabe si se cumplirán. Porque como toda buena lista de propositos de año nuevo, en el mismo instante en que la estás creando, sabes que la mayoría no los vas a cumplir.

Después de 365 días no todo ha sido bonito. Habrás perdido algún familiar, tu año habrá estado lleno de amores y desamores, puede que no te vaya demasiado bien en el trabajo, que la crisis esté afectando más o menos a tu familia, o que en general no haya sido un buen año, pero debes pensar que el año que viene está lleno de muchas sorpresas y alegrías para tu vida, que son las que nos hacen empezar de nuevo con alegría y esperanza. No olvides que debes aprender de lo bueno y de lo malo que te ha pasado este año, y trata de ser mucho mejor de lo que fuiste, ya verás como este es tu año.

No sabemos a ciencia cierta lo que el nuevo año nos traerá, ni como nos irá, pero de lo que sí estamos seguros es de que vamos a pasar los últimos momentos de este año con toda nuestra familia, una razón más para que este día sea una ocasión de celebración. No hay nada mejor que terminar un año y comenzar el nuevo rodeado de todos tus seres queridos.
Es la última celebración del año y, por tanto, es la última oportunidad para compartir un gran momento con ellos y hacerles saber lo importante que son para ti.

Después de tanto esperar, el gran día ha llegado. Será un último pero largo e intenso día. Hoy saldrán a la luz todos los vestidos de fin de año, si, ese vestido que tantos quebraderos de cabeza habrá dado a las mujeres, pero que finalmente han encontrado el perfecto para despedir el 2012. El esmoquin, las pajaritas y las corbatas también verán la luz de la noche. La cuenta atrás, los nervios, las famosas doce uvas, el champagne y el vino, el beso a las 12,.. Antes de tomarte las doce uvas y celebrar el año nuevo debemos pararnos y recordar todos nuestros triunfos y nuestros errores para abrir los brazos a lo que venga, que siempre será mejor, y si no, ¡todavia tienes un año para arreglarlo!
Es la noche perfecta para salir con tus amigos a celebrarlo, y reencontrarte con tus viejas amistades a las que llevas tiempo sin ver. Todo el mundo estará dispuesto a divertirse. Será una noche llena de nuevos comienzos, viejos errores o nuevas experiencias.

Días como este son los que hacen que el mundo deje de ser un lugar solitario para que sea un gran lugar. Asique quedémonos con todas estas cosas buenas, ya que esto es la verdadera Nochevieja. Bueno, esto, y la gran fiesta que nos espera esta noche.

¡Feliz año nuevo!

goodbye_2012_hello_2013-195751_large

 

Vicente Ibáñez González

.

Optimismo como estilo de vida

Optimismo: Tendencia a ver y juzgar las cosas considerando su aspecto más favorable.

Todos conocemos bien la definición de optimismo, ¿pero realmente es fácil adoptar el optimismo como estilo de vida?

Los optimistas tienen más posibilidades de alcanzar sus objetivos personales que los pesimistas, tienen mejor salud y son más felices. Son más extrovertidos, de trato más fácil, y tienen más éxito en las relaciones sociales y en trabajos que requieren liderar, vender o competir, incluyendo la política y los deportes. Además, comparados con los pesimistas, hacen frente a los problemas de la vida con una actitud más esperanzada, viendo en cada situación una nueva oportunidad que nos brinda la vida. Ser optimista nos hace creer como personas, tener esperanza en que las cosas funcionaran, que llegaré a conseguir el trabajo que quiero, que me casaré con la mujer más guapa del mundo, que viviré 100 años, que siempre seré feliz, etc.

Pero esto no quiere decir que por ser optimista se conseguirán todas nuestras metas. Además de ser optimista, debemos luchar para llegar a la meta propuesta. La actitud optimista es necesaria, un paso más, pero no es suficiente.

Por el contrario tenemos a los pesimistas, esas personas que tras las malas noticias llega hacia ellos la depresión, ven todo de color gris y el mundo se les viene abajo. Hay gente que se recrea en estas noticias y a las que les influencian demasiado. Piensan que lo desagradable durará siempre, o por lo menos, mucho tiempo. Todos tenemos problemas en este mundo, pero los optimistas ven las cosas de una manera opuesta, tienden a pensar que la derrota es sólo un contratiempo pasajero, que sus problemas se reducen a esa única situación. No se desconciertan frente a la derrota. Enfrentados a un problema, ven la oportunidad de un reto y lo intentan otra vez con más energía. ¡Esta es la actitud!

Los pesimistas deberían aprender a ser optimistas, fijándose que con los pequeños detalles del día a día, todos tenemos razones para ser felices.

Así que, canta una canción que te recuerde al pasado, disfruta con un chocolate caliente en pleno mes de diciembre, disfruta de cada momento con tu familia, abraza a tus amigos a los que llevas tiempo sin ver, y a aquellos que ves día sí y día también, disfruta con una sonrisa, una mirada, piensa en un futuro que siempre será mejor, que todo lo que tenga que ocurrir, ocurrirá, y ante todo, se optimista.

optimismo-exito-ser-optimista-alegria-estado-percepcion-de-realidad-cabala-kabbalah

Vicente Ibáñez González

.

¡Semana Solidaria en Starbucks!

christmas-coffee-starbucks-starbucks-coffee-winter-Favim.com-343274

Se acerca el invierno, y con él, llega el frío de diciembre. Llegan los guantes y los gorros a las calles de Madrid, el olor de la lluvia al caer, el crujir de las hojas al caminar. En los escaparates se empieza a notar que está llegando la Navidad, comienzan las agendas repletas de cenas y compromisos familiares, miles de planes con tus amigos, reencuentros muy esperados y las luces adornan las calles de la capital.

Con la llegada del último mes del año y la crisis haciendo mella en muchas personas, se acentúa en las personas la solidaridad. En Navidad ese sentimiento se vuelve más fuerte por las connotaciones de familiaridad y felicidad que asociamos. Las iniciativas solidarias empiezan a multiplicarse para ayudar a los más necesitados y para ayudar a que cada vez el mundo sea un lugar mejor. A pesar de que esto debería ser así todo el año, fechas como estas son las que nos recuerdan que siempre podemos ser generosos y aportar nuestro granito de arena.

Starbucks también ha querido poner su granito de arena para ayudar a los más desfavorecidos y ha lanzado una propuesta a sus clientes: ¡Os cambiamos un paquete de alimentos no perecederos por una bebida tamaño tall!
La iniciativa viene marcada por la concienciación de la situacion actual de España, ya que los representantes de Starbucks afirman: ”Este año, más que nunca, en Starbucks hemos sido muy conscientes de lo que nuestra comunidad necesita, y hemos creado una Semana Solidaria para apoyar de forma directa a muchos comedores de la zona de nuestras tiendas entregando comida envasada y no perecedera”.
Por esto, Starbucks ha creado desde el lunes 26 de noviembre hasta el día 2 de diciembre la Semana Solidaria. Durante estos días, si entregamos en Starbucks 1 Kg de alimentos envasados que no caduquen, nos invitan a una bebida tamaño tall. El objetivo de esta iniciativa es destinar estos alimentos recogidos a los comedores sociales de las diferentes comunidades autónomas, donde se recogerán los alimentos recolectados durante la primera semana de diciembre.

semana-solidaria-300x3001

Nosotros ya hemos participado en la Semana Solidaria de Starbucks, porque acaso ¿hay mejor plan que tomarse un Capuccino Mocca con tus amigos en estos días tan fríos y saber que estas ayudando a los más necesitados con un simple paquete de comida?

Vicente Ibáñez González

 

http://www.starbucksblog.es/semana-solidaria