La hora del planeta

ÚNETE AL MUNDO PARA SALVAR AL PLANETA

image
Millones de personas de todo el mundo participarán en la Hora del Planeta 2013, mucho más que una hora.Tus acciones y compromisos por el medio ambiente son el comienzo del cambio. Este año, la lucha por la conservación del medio ambiente se convierte en un gran reto global para construir juntos un futuro limpio. Un futuro basado en la energía proveniente del sol, del mar y del viento.Hay pequeños gestos que pueden convertir este deseo en una realidad.

Demuestra que el poder es tuyo: ¡apúntate y apaga la luz!

image
Desde hace siete años, cientos de millones de personas de todo el mundo, empresas, gobiernos y centros educativos unen sus voces en defensa del medio ambiente. Por eso, La Hora del Planeta se ha convertido en la mayor campaña de movilización y participación jamás organizada.

En 2012, más de 7.000 ciudades de 150 países apagaron las luces de sus principales monumentos y edificios emblemáticos, enviando así un claro mensaje: los gestos simbólicos pueden generar grandes cambios si conseguimos un compromiso global durante todo el año.
La campaña tomó entonces una nueva dimensión invitando a los ciudadanos a ir más allá y adoptar medidas de ahorro energético durante todo el año. Fue el año de los pequeños y grandes compromisos para crear un modelo de vida más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Fue el año de los retos, de los desafíos y la gran pregunta ¿Qué serías capaz de hacer para salvar el planeta?

Que la inspiración de una hora mágica sirva para construir un futuro sostenible.
Hoy, 23 de marzo, de 20.30 a 21.30 apaga la luz.

5434-Hora del Planeta 2013

Vicente Ibáñez González

Advertisements

Tenemos el piso vacío, ¿Por qué no se lo cedemos a alguna familia que lo necesite?

images-21

 

 

 

 

 

¿Habéis visto alguna vez la película “cadena de favores”?

El drama, basado en la novela homónima de Catherine Ryan Hyde, trata de un profesor de 7º grado que manda a sus alumnos un trabajo de ciencias en el que tienen que encontrar maneras para hacer un mundo mejor, o al menos el mundo más cercano a ellos. El protagonista de la historia se toma muy en serio la propuesta de su profesor y crea un sistema ingeniosamente simple: su idea consiste en ayudar a tres personas en algo que no podrían lograr por sí mismos, y en lugar de que el favor se le sea devuelto a uno, cada una de estas tres personas deben ayudar a otras tres personas mas, y así sucesivamente hasta llegar a todo el mundo. Cuando vi el siguiente titular me acordé de esta película:

“La cesión gratuita de pisos, una solución para las familias desahuciadas”

Desde el 2007 hasta este año se han dado cerca de 400.000 ejecuciones hipotecarias en España. 400.000 personas que se han quedado sin hogar. Debe ser casi imposible imaginar lo que se debe sentir en una situación así. Pero es posible imaginárselo, recordando ejemplos extremos de desolación e impotencia como los de Amaya de Barokaldo o Jose Miguel de Granada, entre los muchos más que no han llegado a los medios.

Es cierto que por parte del Gobierno, se están buscando diferentes soluciones, y tomando medidas para solucionar este problema que afecta tan directamente a las personas que formamos este país. Pero mientras tanto los ciudadanos normales y corrientes como nosotros, creamos nuestras propias medidas cargadas de generosidad y solidaridad, para ayudar a nuestros iguales. Soluciones que se basan simplemente en querer ayudar a los demás, sin ningún incentivo, sabiendo que con eso que no nos cuesta tanto ofrecer podemos hacer felices a muchas personas que lo están pasando mal. La verdad que me parece increíble, es como un regalo adelantado de navidad para esas personas.

El primero que comenzó esta cadena fue un matrimonio de Gijón (Asturias) que anunció en un periódico que cedía gratuitamente por un año un piso “a quien más lo necesitase”. Debe ser difícil hacer una elección así, pero estableció una prioridad: las familias con hijos victimas del desahucio. En poco más de un día recibieron 800 llamadas.

También me parece importante darse cuenta de que esta vez el origen de este gesto no surge de una fundación u organización (que siempre son geniales), si no que nace en una pareja normal, y con una de las preguntas más románticas que he leído: “Nena, tenemos el piso vacío, por que no se lo cedemos a alguna familia que lo necesite?”

Y no solo son parejas, o familias las que tratando de ayudar a sus iguales se unen a esta iniciativa. Antonio es un promotor inmobiliario que hace dos años terminó la construcción de 25 viviendas que nunca se llegaron a vender. Se dió cuenta de lo triste que era que hubiese tantos pisos vacíos, cuando había tanta gente en la calle, y decidió a través de una fundación y con la colaboración del ayuntamiento ocupar los 25 pisos. Antonio cuenta que “hay ventajas fiscales, pero son muy pequeñas. Y lo que realmente importa es ayudar a las familias que lo estén pasando realmente mal”. La única condición que se pone para poder conseguir uno de estos pisos es “haber sido desahuciado”.

Por otro lado las redes sociales también se han ocupado de poner su pequeño grano de arena. Fue a través de Facebook donde una joven gallega (antropóloga en paro) propuso buscar una seria solución para el problema de la vivienda. Otra joven que vió su entrada le respondió ofreciéndole un piso en alquiler completamente gratis, a cambio de que lo mantuviese en condiciones.

Es cierto, que para que estos ejemplos se parezcan a la cadena de favores de la película, el favor debería de ser devuelto. Pero yo creo que en este caso no es necesario devolverlo, porque a veces, lo que se siente al hacer algo bueno por alguien sin pedir nada a cambio, es la mayor recompensa del mundo.

 

Paula García Mora

Operación Kilo

Se acerca la época navideña y se multiplican las causas solidarias para los más necesitados. Porque en navidad, todos merecemos tener. Por ello, el Colegio Mayor Universitario Mara, que pertenece a la organización CUPDH (Comisión Universitaria Por Derechos Humanos), se suma a la ‘Operación Kilo’, que recauda comida en las puertas de los supermercados para donársela a indigentes y a comedores sociales. Yo he sido una de las chicas que ha estado esta mañana en la puerta del ‘Día’ pidiendo colaboración (con cara de no haber roto un plato nunca) para la causa a cada persona que pasaba; toda una experiencia, por supuesto, buena. ¿Queréis conocerla?

Para empezar, si algo me ha quedado claro es que una sonrisa no cuesta nada y vale mucho.  Que si no te interesa la causa solidaria, con buen humor puedes (casi) arreglarlo y al menos no dejas a los que te lo ofrecen con cara de tontos. Que hay gente que transmite una energía positiva increíble, gente con la mirada limpia; no sabes cómo, pero lo notas al instante. Luego, claro está, también hay muchas, demasiadas personas por el mundo a las que les hace falta tomarse un ‘All Brand’. Ya no es cuestión de donar o no comida, sino de las formas en las que lo dices, de la educación. No es muy difícil un poco de simpatía. Un ejemplo a seguir que se me ocurre, es el de un buen señor mayor, que aunque nos ha confesado sin rodeos que no iba a colaborar, al irse nos ha gritado con una sonrisa, después de haber estado charlando un buen rato: ‘¡espero que Dios os pague esto con un buen novio!’. Diga que sí buen hombre, Dios le escuche…

El caso…creo que no hay nada más gratificante que tratar con gente tan distinta, y más aún si es por una buena causa. No olvidaré a esa mujer que a pesar de que su marido dijera que no, ha entrado corriendo y nos ha comprado 3 paquetitos de legumbre….- ¿Y luego para la parroquia qué?- le ha preguntado el marido. -¡Para la parroquia también buscaremos algo!- ha contestado ella sonriendo. También están los que cruzan la calle con tal de que no les preguntes; los que te responden que lo sienten mucho, pero que ya colaboran con otras causas (si todos fueran verdad los españoles seríamos el país más solidario del mundo), los niños que con una sonrisa te meten un paquete de arroz en la caja y te alegran la mañana; las chicas emperifolladas que son superiores a ti y por eso ni te dirigen la mirada; los que van con la música y hacen como que no te escuchan aunque en realidad han bajado el volumen; los señores mayores que siempre dejan caer algún chiste fácil para hacerte reír…¡Ah!  ¡Se me olvidaba! ¡Incluso nos han confundido con unos aparcacoches! Sí, sin duda, hay gente para todo.

En definitiva, no está mal de vez en cuando unirse a alguna causa solidaria para darse cuenta de este tipo de cosas. Darte cuenta de que las personas mayores donan más que los jóvenes, de que en cuestión de sexos estamos igualados, y de que hay mucha gente necesitada a la que se le puede ayudar con muy poco. El año pasado,  también se llevó a cabo esta recaudación por las mismas fechas, en la que entre kilo y kilo, se llegó a la cantidad de 2.500kg de comida en un fin de semana. Los productos se dieron, entre otros, a la Parroquia de San Bruno,  y al centro de mujeres Karibu. ¿Conclusión? Con un poquito de cada uno, llegamos a mucho. Un ‘mucho’ que llega a convertirse en el ‘todo’ de las personas más necesitadas. Parece fácil, ¿no?

Elisa Cuevas Pomar

La utopía sirve para caminar

Últimamente, ya sea por una cosa o por otra el mundo parece estar loco. Pero no maravillosamente loco como pueden serlo muchas cosas. Loco de verdad. Loco de manicomio.
Estas últimas semanas nos han estado abordando noticias peores de lo habitual.
(Si quieres ver a que me refiero pincha en los siguientes links)

http://www.gentedigital.es/blogs/melomanos/20/blog-post/10817/la-fiesta-del-madrid-arena-una-tragedia-imperdonable/

http://www.larazon.com.ar/internacional/huracan-Sandy-personas-Nueva-York_0_402600031.html

http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/sociedad/bulo-octubre-20121028

Son noticias que hacen incluso que llegue a tener miedo del mundo en el que vivo. Que me hace temer a las personas, porque no se sabe ya que esperar de nadie. Personas que se mueven por motivos que no son humanos para nada. Que hacen cosas absurdas. Y me paro, ridículamente a pensar, que si cualquier vida extraterrestre nos estuviese observando, si observase bien, verían toda nuestra mediocridad (semi ocultada por la tecnología) y si hubiesen tenido algún deseo de establecer contacto de amistad lo desecharían, y nos liquidarían.
Cuando somos conscientes de esta crisis, de la que todos lo somos, nos solemos preguntar ¿Las cosas cambiarán? ¿Alguien hará algo? Aunque es irónico que los que deberían de solucionar los problemas son gran parte de él.
Y pensamos ¿Entonces quién podrá cambiar las cosas que están mal? Y se te vienen a la cabeza todas esas increíbles personas que han hecho algo por nuestro mundo a lo largo de la historia, y que quizá tengan algún clon en la actualidad, pero sin pasarte por la cabeza que tú puedas hacer algo.

Creo que es bastante notable lo que queremos transmitir en nuestro blog.
Tenemos la humilde intención de poder mostrar otra cara de la actualidad, una cara que nos llena de esperanza, al menos a los que aún queremos tenerla.
Hoy no quería hablar de esas noticias que es imposible que no nos emocionen, o de esas acciones increíbles de personas increíbles que nos hacen volver a creer en la bondad del ser humano, y que al mismo tiempo, nos dejan pensando en lo pequeños que somos nosotros. Justo lo contrario, me gustaría hablaros de una actitud, de una manera de vivir, de un sentimiento común. Quería hablaros de la sencillez , y a la vez de la grandeza de la vida de una persona normal y corriente, como lo somos todos.
Tendemos a creer que para ser grandes como lo han sido los más grandes, hemos de hacer cosas como dejar toda nuestra vida y viajar a otro país que necesite más de nosotros, como hizo Jaume Sanllorente, o fundar una congregación como la de las Misioneras de la Caridad, y dedicar tu vida al cuidado de pobres, enfermos, y huérfanos como hizo Santa Teresa de Calcuta, entre otros muchos.
Que son cosas increíbles, pero no es así. Todos los días tienes la oportunidad de hacer feliz a los que te rodean, tienes la oportunidad de cambiar lo que no te parece justo o bien, o al menos de intentarlo. Que no hay que quedarse a la sombra de esas grandes personas, porque todas ellas empezaron siendo algo pequeño, y que gracias a Dios, todos somos diferentes, y podemos ayudar de diferentes maneras. (Muchas de ellas te las ofrecemos en este blog).
Creo que cada uno tiene el poder de cambiar lo suficiente su mundo como para entre todos lograr cambiar el mundo en general.

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Sirve para caminar. “ Eduardo Galeano.

Y si todos caminamos, quizá podamos llegar a algún lado sin perdernos por el camino. Todos podemos. Hasta los que están cansados, hasta los que no tienen piernas, hasta los que les da pereza. Somos nosotros los que tenemos que intentarlo con más fuerza. Y no esperar a que “alguien haga algo” como siempre solemos hacer con todo.
¿No es cierto que la felicidad se encuentra cuando lo que uno piensa, lo que uno dice, y lo que uno hace están en armonía?

PARA LOS JÓVENES

Es ley de vida, todas las cosas buenas inspiran. Todas las acciones grandes te dan ánimos para crecer tu también, y todas las personas increíbles te hacen ver que tú también puedes serlo. Es obvio que cada uno tiene su propia situación personal, sus limitaciones, y su manera de ser, pero es esencial darse cuenta de que la honestidad, la tolerancia, la voluntad, la solidaridad, el respeto… son elementos que van más allá de las ideologías, las creencias y las procedencias. Son actitudes que nos unen a todos con el objetivo de construir un mundo mejor.

Desgraciadamente hemos aprendido a convivir con estilos de vida que llegan a ser lo opuesto de estos valores. Vivimos en una sociedad amiga de la “ley del mínimo esfuerzo”, de la ignorancia, de la intolerancia, del individualismo, de la indiferencia… En la que los protagonistas de esta desesperanzadora crisis son los llamados “Ni-nis” (ni estudio, ni trabajo).

La fundación “Lo que de verdad importa” nace en 2007 a raíz de esta situación. Su trabajo consiste en  organizar congresos dirigidos a “Jóvenes con valores”, en los que invitan a ponentes que han vivido, o viven, situaciones limite, y cuentan su experiencia personal con intención de motivar a la gente joven. Son invitados gente increíble como Pablo Pineda (El primer síndrome de Down europeo que consiguió sacarse una carrera universitaria), Nando Parrado (Famoso por su supervivencia en los Andes tras un accidente aéreo), y William Rodríguez (Salvó a quince personas en el atentado de las torres gemelas).

Los testimonios de los conferenciantes son situaciones de vida objetivamente trágicas, pero cuando sales de cualquiera de las charlas, parece que te hubiesen tatuado en el alma, sin parecer cursi, las palabras: SUPERACIÓN PERSONAL.

Los charlas consisten en ser testimonios de personas que en las peores situaciones han logrado cosas que, como muchos de ellos dicen, en la vida se habrían imaginado que lograrían conseguir. Terminas el congreso con la clara idea de que solo conoces tus límites cuando llegas a ellos. Y que si todas esas personas han podido llegar a donde han llegado, tu también puedes lograr absolutamente todo lo que te propongas. Eso sí, como todos recalcan, con mucho esfuerzo, paciencia, voluntad, valentía, y sobre todo OPTIMISMO.

Entre todos los ponentes que narran sus historias, que parecen sacadas de cualquier libro o película, me gustaría destacar las dos que personalmente más llamaron mi atención cuando tuve la suerte de asistir a dos de las ediciones celebradas.

Jaume Sanllorente Trepat, es un hombre a primera vista muy atractivo, y que solo por su forma de sonreír ya se puede sentir que es una buena persona. Jaume contaba que tenía una vida completa en Barcelona, sin ningún tipo de carencia ni problema mayor que el que puede tener ninguna persona “normal”. En 2003 viajó a la India por primera vez, donde quedó impactado por la pobreza del país, especialmente por la vulnerabilidad de los niños en las calles de Bombay, donde son raptados y explotados en todo tipo de trabajos. Jaume Sanllorente decidió dejar su trabajo y toda su vida en Barcelona, vendió todas sus pertenencias (incluido su coche al que, como nos confesó bromeando, tenía mucho cariño) para volcarse por completo en impedir el cierre de un orfanato, y como consecuencia fundó la ONG española ‘Sonrisas de Bombay’. Jaume cuenta cómo muchos de sus conocidos, en el momento en el que tomó la decisión de dejarlo todo, le tomaron por loco (como todas las personas que pretenden hacer algo que se sale de la normalidad) pero él tenía muy claro lo que quería hacer, y eso hizó.

Sin embargo, fue el testimonio de Bosco Gutiérrez Cortina el que más me gusto. Bosco era un prestigioso arquitecto mexicano que fue secuestrado en 1990 y permaneció casi 9 meses en un zulo de tres metros cuadrados. Seguramente mi preferencia por este ponente fue por la manera en la que nos contó su historia. Una actitud y un optimismo que aún a día de hoy no puedo olvidar. A pesar de todo los malos momentos vividos en el zulo, nos hablaba de él casi con cariño, como agradeciéndole ser su casa durante esos horribles nueve meses porque le hicieron comprender una parte de la vida que no hubiese conocido si no. Durante su charla me emocioné, me ilusioné, y sobre todo me reí muchísimo. Decoraba cada detalle con un punto de humor, a pesar de lo trágica que fue la situación.

Pero lo mejor de estos congresos, sin lugar a dudas, es que te demuestran que estas personas increíbles no son ningún héroe o personaje de ficción, si no que son gente de carne y hueso, personas normales y corrientes, con su personalidad, sus defectos, y sus virtudes. Personas humanas, que no dejan ni un segundo de mostrar una increíble humildad. Y al final de cada charla tienes la opción de hacer las preguntas que quieras.

Si te ha gustado esta iniciativa, estos congresos se celebran anualmente en 8 ciudades Españolas, durante las fechas de Marzo y Octubre. Asistir es tan fácil como inscribirte en el siguiente link gratuitamente y prepararse para que un congreso cambie completamente tu forma de ver la vida, o para que te convenza aun más de que todo es posible.

http://www.loquedeverdadimporta.com/index.php?option=com_seminar&catid=23&Itemid=71

Paula García Mora