Por los que un dia cogieron ese ultimo tren

Imagen

 

En la mañana del jueves 11 de marzo de 2004 la ciudad de Madrid era víctima del mayor ataque jamás vivido en el que fallecieron 191 personas y casi 2.000 resultaron heridas. Se produjo una cadena de atentados sin precedentes en la historia de Europa, que destruyó cuatro trenes abarrotados en tres estaciones de la capital española.

Un día que produjo cambios drásticos en la vida de muchas personas, tanto de todos los heridos, todos los familiares de los afectados y aquellos héroes que salvaron vidas. Fue un hecho devastador. No solo en los corazones de los familiares, de los afectados , o madrileños. Fue importante para toda España, y nunca lo olvidaremos ninguno de nosotros.

Las personas que no hemos vivido esta situación en primera persona solemos recordar este día en contadas ocasiones al año, y no podemos hacer más que ser solidarios con aquellos que viven día a día las consecuencias de este gran asesinato del que nunca se halló culpable.

Una situación de la que muchas personas no saldrían, o si esto se produjera, sería difícil de superar. Algunos se quedarían estancados en le pérdida, en el dolor, en lo que pudo ser, en el ¿por qué me paso a mi?, sin pensar en el camino que les queda, en caminar adelante, en el pensamiento positivo de que siempre existe un mañana y una nueva oportunidad de comenzar.

Es difícil imaginar como superar algo así. Cómo salir de esa pesadilla que se puede repetir cada vez que te subes a algún tren. Porque igual que le sucedió a esas personas, ¿quién dice que no te podría haber pasado a ti?

Hoy se cumplen nueve años de este 11 de marzo, y traemos un testimonio de cómo ver el lado positivo de la vida puede ayudarnos a salir adelante y quitar todas las partes negativas de la vida para que podamos seguir manteniendo lo que de verdad es importante.

El 11-M, Tomás Jiménez viajaba en el quinto vagón del tren de la estación de El Pozo.

“El atentado me cambió para mejorar. Sabes que lo que estás viviendo es de más. Aquel 11-M, por un lado, fue para mejor, ves la vida de otra forma. También es verdad que por tener un carácter más abierto y positivo me dije a mí mismo que esto hay que quitárselo de encima y no tuve que recurrir ni a psicólogos ni a psiquiatras. Al poco tiempo cogí el mismo tren y me senté en el mismo asiento. Al año, se guardó un minuto de silencio y yo fui el único del trabajo que no pude salir a la calle. Entonces se me caían las lágrimas. A los cuatro años, me llamó un psicólogo para preguntarme qué tal estaba y si requería de su ayuda. ¡Anda, que si lo hubiera necesitado! También a los cuatro años, fue peor con el Consorcio de Seguros. Fue como si se rieran de nosotros. Ahí es cuando realmente pensé: ¡Éstos son los que me van causar a mí la depresión de verdad! Todos los años, en estas fechas, enciendo en casa una de esas velas aromatizadas. Mi familia se piensa que es porque me gusta, pero yo la enciendo en recuerdo del 11-M”.

Por los que un día cogieron ese ultimo tren.

Advertisements

Bienvenidos a la España de las oportunidades

Está demostrado que la mayoría de la gente es optimista por naturaleza, pero, ¿realmente nos conviene pensar en un futuro optimista?, ¿no se encargará la realidad de decepcionarnos?

Centrémonos en España, un país que actualmente esta en una profunda crisis, donde lo que más se oye por ahí es el paro, la crisis bancaria, las deudas o la prima de riesgo.

Pero nosotros no queremos lamentarnos ni quejarnos de todo esto, porque ya sabéis que nosotros siempre vemos EL VASO MEDIO LLENO, y esto nos sirve para darnos cuenta que de verdad estamos en un país lleno de oportunidades.

En plena crisis tenemos ya algunas buenas noticias. ¿Recordáis que en fútbol somos Campeones del Mundo y de Eurocopa? Pero no todo es fútbol. El turismo español está en su record histórico, los ingresos en 2011 crecieron un 14% y somos el segundo país del mundo en ingresos turísticos, por detrás de Estados Unidos. El año pasado nos visitaron 57 millones de turistas, y en 2012 la cifra sigue creciendo. Nuestras exportaciones de bienes y servicios han crecido un 18% entre 2009 y 2011 y hemos redoblado los esfuerzos de internacionalización de nuestras empresas. ¿Sabéis quién lidera la ampliación del canal de Panamá?, ¿quiénes construirán el primer tren de alta velocidad de Oriente Medio entre La Meca y Medina?, ¿quién gestiona aeropuertos en ciudades como Londres, Orlando o Bogotá?, ¿quién construirá molinos eólicos en Escocia?, ¿quién construye plantas desalinizadoras en el desierto de Atacama?, ¿a quién encargó Alemania el control de su espacio aéreo ahorrando tiempo y combustible? y ¿quién esta desarrollando una vacuna contra el Alzheimer?

Estas cosas y muchas más las hacen empresas españolas. Es curioso que en medio de una crisis tengamos los mejores bancos (Santander y BBVA), una compañía telefónica innovadora y global en 25 países (Movistar). Somos el nº1 del mundo en energía solar instalada y el 4º en eólica. También contamos con una de las potencias más importantes de la moda internacional, el imperio de Amancio Ortega (Zara). Y encima somos un país con un gran corazón, siendo el país con mayor número de donantes de órganos. Otro motivo más para el optimismo.

Estamos ante un país que hoy en día, a pesar de estar sufriendo muchas acontecimientos negativos, está haciendo que se potencie el espíritu emprendedor, el esfuerzo y la creatividad de los españoles. Es muy posible que esta crisis nos esté sirviendo para plantearnos cómo hacer mejor las cosas.

Se dice que España es un país fantástico para vivir; ya sea por nuestro sol, nuestra comida, nuestra fiesta o nuestras tradiciones. La cosa es que somos el tercer país del mundo en esperanza de vida, segundo si tienes la suerte de ser mujer. Y como bien sabemos ”Las personas optimistas viven más años y están más sanas”.

Así que a pesar de los tiempos duros que nos tocan, nunca debemos dejar de tener la mirada positiva.

Vicente Ibáñez González

PARA LOS JÓVENES

Es ley de vida, todas las cosas buenas inspiran. Todas las acciones grandes te dan ánimos para crecer tu también, y todas las personas increíbles te hacen ver que tú también puedes serlo. Es obvio que cada uno tiene su propia situación personal, sus limitaciones, y su manera de ser, pero es esencial darse cuenta de que la honestidad, la tolerancia, la voluntad, la solidaridad, el respeto… son elementos que van más allá de las ideologías, las creencias y las procedencias. Son actitudes que nos unen a todos con el objetivo de construir un mundo mejor.

Desgraciadamente hemos aprendido a convivir con estilos de vida que llegan a ser lo opuesto de estos valores. Vivimos en una sociedad amiga de la “ley del mínimo esfuerzo”, de la ignorancia, de la intolerancia, del individualismo, de la indiferencia… En la que los protagonistas de esta desesperanzadora crisis son los llamados “Ni-nis” (ni estudio, ni trabajo).

La fundación “Lo que de verdad importa” nace en 2007 a raíz de esta situación. Su trabajo consiste en  organizar congresos dirigidos a “Jóvenes con valores”, en los que invitan a ponentes que han vivido, o viven, situaciones limite, y cuentan su experiencia personal con intención de motivar a la gente joven. Son invitados gente increíble como Pablo Pineda (El primer síndrome de Down europeo que consiguió sacarse una carrera universitaria), Nando Parrado (Famoso por su supervivencia en los Andes tras un accidente aéreo), y William Rodríguez (Salvó a quince personas en el atentado de las torres gemelas).

Los testimonios de los conferenciantes son situaciones de vida objetivamente trágicas, pero cuando sales de cualquiera de las charlas, parece que te hubiesen tatuado en el alma, sin parecer cursi, las palabras: SUPERACIÓN PERSONAL.

Los charlas consisten en ser testimonios de personas que en las peores situaciones han logrado cosas que, como muchos de ellos dicen, en la vida se habrían imaginado que lograrían conseguir. Terminas el congreso con la clara idea de que solo conoces tus límites cuando llegas a ellos. Y que si todas esas personas han podido llegar a donde han llegado, tu también puedes lograr absolutamente todo lo que te propongas. Eso sí, como todos recalcan, con mucho esfuerzo, paciencia, voluntad, valentía, y sobre todo OPTIMISMO.

Entre todos los ponentes que narran sus historias, que parecen sacadas de cualquier libro o película, me gustaría destacar las dos que personalmente más llamaron mi atención cuando tuve la suerte de asistir a dos de las ediciones celebradas.

Jaume Sanllorente Trepat, es un hombre a primera vista muy atractivo, y que solo por su forma de sonreír ya se puede sentir que es una buena persona. Jaume contaba que tenía una vida completa en Barcelona, sin ningún tipo de carencia ni problema mayor que el que puede tener ninguna persona “normal”. En 2003 viajó a la India por primera vez, donde quedó impactado por la pobreza del país, especialmente por la vulnerabilidad de los niños en las calles de Bombay, donde son raptados y explotados en todo tipo de trabajos. Jaume Sanllorente decidió dejar su trabajo y toda su vida en Barcelona, vendió todas sus pertenencias (incluido su coche al que, como nos confesó bromeando, tenía mucho cariño) para volcarse por completo en impedir el cierre de un orfanato, y como consecuencia fundó la ONG española ‘Sonrisas de Bombay’. Jaume cuenta cómo muchos de sus conocidos, en el momento en el que tomó la decisión de dejarlo todo, le tomaron por loco (como todas las personas que pretenden hacer algo que se sale de la normalidad) pero él tenía muy claro lo que quería hacer, y eso hizó.

Sin embargo, fue el testimonio de Bosco Gutiérrez Cortina el que más me gusto. Bosco era un prestigioso arquitecto mexicano que fue secuestrado en 1990 y permaneció casi 9 meses en un zulo de tres metros cuadrados. Seguramente mi preferencia por este ponente fue por la manera en la que nos contó su historia. Una actitud y un optimismo que aún a día de hoy no puedo olvidar. A pesar de todo los malos momentos vividos en el zulo, nos hablaba de él casi con cariño, como agradeciéndole ser su casa durante esos horribles nueve meses porque le hicieron comprender una parte de la vida que no hubiese conocido si no. Durante su charla me emocioné, me ilusioné, y sobre todo me reí muchísimo. Decoraba cada detalle con un punto de humor, a pesar de lo trágica que fue la situación.

Pero lo mejor de estos congresos, sin lugar a dudas, es que te demuestran que estas personas increíbles no son ningún héroe o personaje de ficción, si no que son gente de carne y hueso, personas normales y corrientes, con su personalidad, sus defectos, y sus virtudes. Personas humanas, que no dejan ni un segundo de mostrar una increíble humildad. Y al final de cada charla tienes la opción de hacer las preguntas que quieras.

Si te ha gustado esta iniciativa, estos congresos se celebran anualmente en 8 ciudades Españolas, durante las fechas de Marzo y Octubre. Asistir es tan fácil como inscribirte en el siguiente link gratuitamente y prepararse para que un congreso cambie completamente tu forma de ver la vida, o para que te convenza aun más de que todo es posible.

http://www.loquedeverdadimporta.com/index.php?option=com_seminar&catid=23&Itemid=71

Paula García Mora