Sonríele a la vida

Os dejamos unos vídeos que nos han llamado la atención. No os los perdáis, cada uno a su forma, pero de verdad valen la pena…

Cambia tus palabras, cambia el mundo. Hay mil formas distintas de decir lo mismo:

No hay nada que tenga sentido, más allá de lo que te hace feliz. Solo se trata de pensar lo que quieres hacer realmente, y hacerlo:

¿Te gustan los animales? Siempre nos sorprenderán. No te pierdas esta asombrosa escena:

Nunca había visto nada igual. Una historia de superación y de amor por encima de todo: 

Elisa Cuevas Pomar

Advertisements

¡Que sea lo mejor posible!

Muchas veces en la vida nos ocurren situaciones muy concretas que producen un cambio drástico en nuestra vida, de las que muchas personas no saldrían, o si esto se produjera, sería difícil de superar.

Pero la siguiente historia que os voy a contar es una de las historias en la que el protagonista es todo un ejemplo de superación, que gracias a su optimismo, ha llegado a saber vivir con su discapacidad y a ver el lado positivo de la vida. Pero no solo habla de la discapacidad física, sino que habla también de las situaciones afectivas y cómo esto le ha ayudado a quitar todas las partes negativas de su vida para mantener presente lo que de verdad considera importante: el amor.

Txetxu nació en Zamora, se considera ciudadano del mundo y ha residido principalmente en Vizcaya y Madrid. Es introvertido, se distrae a menudo con el ordenador. Le encanta la cerveza, el queso y le apasiona la música. Así es como se define a sí mismo. Lo que en principio es una vida normal, cambia radicalmente en Junio de 1998, con 35 años. Sufrió un edema pulmonar, lo que provocó un fallo multiorgánico; por unos instantes no le llegó suficiente oxígeno a la cabeza, el cerebro por suerte quedó intacto, sin embargo, se dañó el cerebelo. Estuvo 15 días en coma, una semana más en la UVI y un total de tres meses en el hospital. Ahora es discapacitado físico; se encuentra con que necesita ayuda para andar, no pronuncia bien, tiene escasa fuerza y poca precisión en la mano derecha (algo más en la izquierda), padece dermatitis en la cara y en el cuero cabelludo, le circula mal la sangre en las piernas, mastica con dificultad, etc.

Cuando asumió su situación, pensó: “Voy a vivir así, ¡que sea lo mejor posible!”. Desde entonces procura superarse lo máximo posible y le gustaría que se le viera por lo que es, y no por lo que le limita. Como resultado de este accidente, Txetxu conoce en el año 2000 a Mamen, una mujer con la que comparte la misma discapacidad. Puede describirla como alegre, encantadora, agradable y atractiva. Se encuentran entre dos mundos enfrentados, pero que poco a poco, y ante todo juntos, van forjando una relación única de la que salen chispas. Ambos serán capaces de enfrentarse a muchas de estas discapacidades y superarlas gracias a una serie de fortalezas, como el amor. El amor es uno de los ingredientes secretos que permite abordar un tema tan duro como con naturalidad y sin caer en la lágrima fácil. Mamen una vez le dijo: “Si no fuéramos discapacitados, no nos habríamos conocido”.

¡Esa es la manera de verlo! Quedarnos con lo bueno que ofrece la vida. Estas situaciones son las que nos ayudan a reflexionar acerca de los problemas, y en consecuencia de esto, a ver lo positivo que nos rodea en la vida, aceptando lo que no se puede cambiar y luchando por lo que sí podemos llegar a conseguir. Esta historia no solo nos ayuda a entender un poco mejor a las personas discapacitadas, sino que también nos enseña que todo en la vida puede superarse, siempre y cuando tengamos actitudes positivas y no olvidemos que “Lo importante en la vida no es superar a los demás, sino superarnos a nosotros mismos”.

http://txetxujm.blogspot.com.es/

Vicente Ibáñez González