La vida es corta, ¡por eso ámala!

El discurso mas corto, por Bryan Dyson, ex Presidente de Coca Cola.

“Imagina la vida como un juego en el que estás malabareando cinco pelotas en el aire. Estas son: – Tu Trabajo, – Tu Familia, – Tu Salud, – Tus Amigos y – Tu Vida Espiritual, Y tú las mantienes todas éstas en el aire. Pronto te darás cuenta que el Trabajo es como una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará y regresará.

Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal. Si dejas caer una de estas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada e incluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo.

Debes entender esto: apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo más valioso. Trabaja eficientemente en el horario regular de oficina y deja el trabajo a tiempo. Dale el tiempo requerido a tu familia y a tus amigos. Haz ejercicio, come y descansa adecuadamente. Y sobre todo…..crece en vida interior, en lo espiritual, que es lo más trascendental, porque es eterno. Shakespeare decía: Siempre me siento feliz, ¿sabes por que? Porque no espero nada de nadie; esperar siempre duele. Los problemas no son eternos, siempre tienen solución. Lo único que no se resuelve es la muerte. La vida es corta, ¡por eso ámala.! Vive intensamente y recuerda:

Antes de hablar… ¡Escucha!

Antes de escribir… ¡Piensa!

Antes de criticar… ¡Examínate!

Antes de herir… ¡Siente!

Antes de orar… ¡Perdona!

Antes de gastar… ¡Gana!

Antes de rendirte…¡intenta!

ANTES DE MORIR…..¡VIVE!

¡Vive!

                            ¡Vive!

 

 

 

 

 

 

 

Ana Mª Errejón

.

¡LA RAZÓN DE TU SONRISA!

Hay ocasiones en la vida, en las que todo nos parece que va mal, nos sentimos solos, tristes y no tenemos ganas de ver el lado bueno de las cosas. Es justo en ese momento cuando te das cuenta de que esos sentimientos no tienen que llegar a afectarte porque tienes muchas razones para ser feliz. Es en ese momento cuando nos preguntamos ¿cuáles son las razones de tu sonrisa? Pregunta complicada para todos, sin duda.
 
Después de una encuesta realizada por El vaso medio lleno podemos sacar muchas conclusiones sobre aquello que nos hace feliz día a día.
 
La razón principal que encontramos en la mayoría de respuestas se centra en torno a la familia y los amigos. No hay nada en este mundo más real que la verdadera amistad. Ese apoyo básico que todas las personas necesitamos; saber que tenemos siempre a personas con quien contar día a día y saber que hay amigos que verdaderamente valen la pena. Porque la verdadera felicidad no es tener una multitud de amigos, sino pocos pero grandes amigos.
”También sonrió cuando veo a mis amigos conseguir sus propósitos, verles triunfar” afirma Norah, de Toledo.
 
Puede que tal vez encuentres un poco de felicidad en el dinero, en las amistades encuentres muchas alegrías, pero el amor solo lo encontraras en tu familia.
”Sonrió y me siento feliz las veces en que estoy con mis hijos. Es cuando me siento yo, y siento que cada pieza encaja en su lugar”. Vicente, desde Colombia.
 
No debemos olvidar el amor, que es desear con todas nuestras ganas la felicidad de alguien mas, aún más, que la nuestra. La mayoría de nuestros encuestados necesitan sentirse queridos para ser feliz. Ya que la felicidad no es posible sin el amor.
 
¿Podemos hablar también del recuerdo como razón para nuestra felicidad? Recordar es revivir todos aquellos momentos que causaron un impacto en nuestras vidas, y siempre podemos revivir algunos momentos que nos llenaron de felicidad.
”Sonrió cuando recuerdo a mi madre, sus ocurrencias, su manera de expresarse tan típicamente suya y melillense”, nos sigue comentando Vicente.
 
También hay lugar para los que ven en ayudar a la gente para sentirse realizado, ver como se lucha por un mundo mejor o compartir lo que se tiene como una manera para llegar a la felicidad.
 
Por detrás de todo situamos lo profesional. Solo un 20% de los encuestados nos hablan de los estudios o el trabajo, afirmando que también da felicidad.
”Estar estudiando lo que te gusta y estar pudiendo vivir la experiencia universitaria de estar estudiando fuera”, como dice Pepe, de Albacete.
 
Pero se puede ser feliz de diferentes maneras. Una de ellas es disfrutar de los pequeños detalles que nos da la vida.
”Me hace feliz un libro de Paulo Coelho, acabar un bote de crema, las letras de Sabina, caminar por Las Palmas con el iPod puesto, una nota de amor, las risas con mis amigas del alma, mi casa ordenada, conversar con mi abuela, las tostadas de mantequilla, echar una mano a alguien, reír viendo una peli, enriquecerme de las clases de teatro, envolver regalos, ver tantos sueños cumplidos y aun así querer mas”. Atteneri, de Las Palmas de Gran Canaria.
”Yo por ejemplo, cuando siento el sol en mi piel y miro el cielo siento libertad y ganas de disfrutar de las oportunidades y las miles de cosas que me quedan por vivir” declara Nerea.
 
Hay quien a pesar de todo, se basa en la filosofía para encontrar la felicidad. Hubo una respuesta que no pasó desapercibida. Esta es la respuesta de un hombre que estaba pidiendo en la calle y al que se le preguntó acerca de la felicidad. No tiene nada; no tiene casa, no tiene familia, vive en la calle y tiene que dormir con las piernas levantadas para que no se le hinchen las piernas. En ocasiones trabaja, pero le pagan 3 o 4 euros la hora.
”Hay una definición de felicidad de diccionario, pero luego creo que cada persona debería matizar esta definición ajustándose a cada uno. Yo no tengo nada, pero hay ocasiones en la vida en las que te toca algo y tienes que echarlo a la espalda y seguir adelante, yo lo hago buscando el lado filosófico”, nos dice este hombre.
 
En la sociedad actual tenemos muy presente la negatividad. La razón de esto es por todas las noticias negativas que aparecen en la televisión y en los periódicos. Aún siendo esto cierto, no debemos olvidar que todos los días se producen hechos que nos demuestran que también hay lugar para a felicidad. Una sonrisa significa mucho. Enriquece a quien la recibe, sin empobrecer a quien la ofrece. Dura un segundo pero su recuerdo, a veces, nunca se borra. Ahora te toca pararte un momento a pensar y preguntarte:
 
¿Cuáles son las razones de tu sonrisa?
 
 
Imagen
 
 
Vicente Ibáñez González

¡Que sea lo mejor posible!

Muchas veces en la vida nos ocurren situaciones muy concretas que producen un cambio drástico en nuestra vida, de las que muchas personas no saldrían, o si esto se produjera, sería difícil de superar.

Pero la siguiente historia que os voy a contar es una de las historias en la que el protagonista es todo un ejemplo de superación, que gracias a su optimismo, ha llegado a saber vivir con su discapacidad y a ver el lado positivo de la vida. Pero no solo habla de la discapacidad física, sino que habla también de las situaciones afectivas y cómo esto le ha ayudado a quitar todas las partes negativas de su vida para mantener presente lo que de verdad considera importante: el amor.

Txetxu nació en Zamora, se considera ciudadano del mundo y ha residido principalmente en Vizcaya y Madrid. Es introvertido, se distrae a menudo con el ordenador. Le encanta la cerveza, el queso y le apasiona la música. Así es como se define a sí mismo. Lo que en principio es una vida normal, cambia radicalmente en Junio de 1998, con 35 años. Sufrió un edema pulmonar, lo que provocó un fallo multiorgánico; por unos instantes no le llegó suficiente oxígeno a la cabeza, el cerebro por suerte quedó intacto, sin embargo, se dañó el cerebelo. Estuvo 15 días en coma, una semana más en la UVI y un total de tres meses en el hospital. Ahora es discapacitado físico; se encuentra con que necesita ayuda para andar, no pronuncia bien, tiene escasa fuerza y poca precisión en la mano derecha (algo más en la izquierda), padece dermatitis en la cara y en el cuero cabelludo, le circula mal la sangre en las piernas, mastica con dificultad, etc.

Cuando asumió su situación, pensó: “Voy a vivir así, ¡que sea lo mejor posible!”. Desde entonces procura superarse lo máximo posible y le gustaría que se le viera por lo que es, y no por lo que le limita. Como resultado de este accidente, Txetxu conoce en el año 2000 a Mamen, una mujer con la que comparte la misma discapacidad. Puede describirla como alegre, encantadora, agradable y atractiva. Se encuentran entre dos mundos enfrentados, pero que poco a poco, y ante todo juntos, van forjando una relación única de la que salen chispas. Ambos serán capaces de enfrentarse a muchas de estas discapacidades y superarlas gracias a una serie de fortalezas, como el amor. El amor es uno de los ingredientes secretos que permite abordar un tema tan duro como con naturalidad y sin caer en la lágrima fácil. Mamen una vez le dijo: “Si no fuéramos discapacitados, no nos habríamos conocido”.

¡Esa es la manera de verlo! Quedarnos con lo bueno que ofrece la vida. Estas situaciones son las que nos ayudan a reflexionar acerca de los problemas, y en consecuencia de esto, a ver lo positivo que nos rodea en la vida, aceptando lo que no se puede cambiar y luchando por lo que sí podemos llegar a conseguir. Esta historia no solo nos ayuda a entender un poco mejor a las personas discapacitadas, sino que también nos enseña que todo en la vida puede superarse, siempre y cuando tengamos actitudes positivas y no olvidemos que “Lo importante en la vida no es superar a los demás, sino superarnos a nosotros mismos”.

http://txetxujm.blogspot.com.es/

Vicente Ibáñez González