En Brasil, los libros liberan hombres

La gente no lee, en general, si tiene otra cosa con qué distraerse. Samuel Johnson tiene aquí mucha razón. Una desgracia, porque todos sus amantes son unánimes: la lectura libera el espíritu. Y en Brasil, libera a los hombres. La reinserción gracias a lectura: una segunda oportunidad para los encarcelados de las cuatro prisiones federales del país.

El concepto es muy sencillo, por un libro leído, cuatro días de libertad. Los detenidos podrán leer hasta doce obras cada año, y conseguir hasta 48 días de libertad. Gozan de libre elección entre variados géneros: filosofía, ciencia o incluso grandes clásicos de la literatura. El gobierno brasileño explica que tendrán un mes para leer una obra y  redactar un comentario sobre el tema en cuestión. Luego, un panel  decidirá si el trabajo realizado puede una reducción de pena o no.

Este proyecto, bien nombrado “rembolso a través de la lectura”, no solo ofrece una puerta de salida hacia el mundo exterior sino una liberación intelectual de los detenidos. André Kehdi un abogado en Sao Polo quien pilota un proyecto de donación de libros para las prisiones comenta “Una persona podrá salir de la cárcel más instruido un con una visión más abierta sobre el mundo”. Y sigue “Una vez fuera, se habrán, sin duda, vueltos mejores personas.

Erwin James, un antiguo detenido explica en el Guardian que aunque él no tuvo la suerte de participar en él, está convencido de su eficacidad: “Los libros no me han dado una reducción de pena, sin embargo me han ayudado en volverme el hombre que tenía que ser”. ¡Esperemos que prompto el propósito cruce el Atlántico!

Lucie Costamagna

One thought on “En Brasil, los libros liberan hombres

  1. Que interesante !!!!
    Comparto la idea de replicar tal proyecto, no sólo en las cárceles. Hacerlo en todo espacio, donde la nada cunde y el tiempo parece jamás correr.
    El afamado autor rioplatense Jorge Luis Borges en una oportunidad escribió:
    ” Uno no es lo que es por lo que escribe, sino por lo que ha leído”.
    Asimismo y siguiendo este interesante concepto, Fernando Saguier afirmó en un artículo de noviembre de 2006 en relación a la entrega de los premios de la Nación Sudamericana:
    “¿Para qué leemos? Leemos para imaginar (…) para fugarnos a un mundo regocijante e inofensivo en el que las palabras se resignifican y nos transforman inevitablemente. Un libro nos educa y nos hace madurar. Un libro nos convierte de inmediato en otros. Y así, sucesivamente, somos y nos definimos por los libros que hemos leído. O, de lo contrario, somos el vacío que la ausencia de libros ha abierto en nuestras vidas.”
    Fomentemos entonces la lectura, el contacto material y afectivo con el libro impreso, cultivemos la gracia de crecer, de imaginar, de soñar, de vivir muchas vidas, que colaboren en la construcción de una propia, rica, diversa, única e irrepetible.
    Sabrina Puentes (Uruguay)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s